Bio

Pablo Bernasconi nació en Buenos Aires en 1973. Es diseñador gráfico egresado de la UBA, donde fue docente de Diseño durante 6 años. Comenzó su trabajo como ilustrador en el diario Clarín en 1998, y actualmente trabaja para diferentes publicaciones de todo el mundo. Sus ilustraciones se publican en The New York Times,The Wall Street Journal, The Saturday Evening Post, Daily Telegraph, Bergens Tidende y The Times.

Ha publicado quince libros infantiles, como autor del texto de las ilustraciones: El Diario del Capitán
Arsenio, Hipo no nada, Excesos y exageraciones, Los Súper Premios, La verdadera explicación y
Mentiras y moretones, entre otros; cuatro libros de imágenes para adultos: Retratos 1 y 2, Bifocal y
Finales,  e ilustró más de veinte títulos de autores de diferentes nacionalidades (María Elena Walsh,
Liliana Bodoc, María Teresa Andruetto, Elsa Bornemann).

Ha recibido numerosos galardones por sus trabajos:  8 premios a la excelencia en la SND (Society of
Newspaper Design) Incluyendo la medalla de plata y la de oro por su columna en La Nación, el premio
De la Sociedad Interamercana de Prensa, entre otros. Fue elegido para representar a la Argentina
como ilustrador en los premios Andersen del 2012 y del 2018. Dictó conferencias sobre ilustración y
diseño en diferentes espacios y universidades: Chicago, Edinburgo, Londres, San Pablo, Distrito
Federal, Santa Cruz de las Sierras, Santiago de Chile, Bogotá, Buenos Aires, etc.

Participó en más de diez muestras colectivas e individuales, en muchos países además de Argentina.
Durante el año 2014 generó la gráfica de la serie de HBO;The Leftovers, en colaboración con los guionistas.

Desde el 2014 exhibe la muestra itinerante “Finales”  en distintas provincias de Argentina, siendo vista
hasta el momento por más de 150000 personas.

En el 2016 adaptó su libro Mentiras y Moretones para teatro, donde dirige toca el piano y actúa en
escena.

Actualmente vive en Bariloche, Patagonia Argentina, desde donde publica una columna de opinión
gráfica todos los domingos en el diario La Nación.

Pablo Bernasconi crea un universo no lineal, con su imagen partitura, compone un mensaje incompleto,
retazos de un discurso cargado de guiños e implicaturas que el lector, su cómplice, completa y reorganiza,
introduciendo en la imágen lo que no está, lo que prolijamente el ilustrador ha ocultado